(Auto)publicar

 

5049161418680024.jpg

Dos libros.

Sí. No sólo uno, sino dos libros que estarán a vuestra disposición muy, muy pronto.

Estos libros son: En deuda y Sheffield/BroughEn deuda es un libro de relatos. Cuatro nada más y nada menos, sobre la transmutación y el cambio. En tanto que Sheffield/Brough es un libro de poemas que escribí durante el último mes de estancia en Inglaterra.

Los podréis encontrar en Amazon.

Imagen: William Caxton, the first English printer showing printed proofs to Edward IV – from Harper’s Weekly, (July 21, 1877), pp. 564 & 565

Berenice – Edgar Allan Poe

1916-illustration-by-harry-clarke-for-edgar-allan-poe_s-berenice-from-tales-of-mystery-and-imaginationBerenice, de Edgar Allan Poe, es uno de los primeros cuentos que escribió. Esta semana he tenido el honor de poder contarlo en La Casa de los Cuentos, y para ello he tenido que leérmelo, repasarlo, memorizarlo y comprenderlo hasta hacerlo mío.

Le entregué a la historia mis silencios y los pocos momentos de tranquilidad de los que suelo disfrutar allende la jornada laboral y las actividades de mantenimiento más básicas, como las relativas a la alimentación, a la higiene o al sueño. Mi constitución, de la que nunca he podido darme el gusto de presumir, se debilitó y mi humor pronto acabó equiparándose al de Egaeus, el narrador de la historia.

Esta emulación llegó al punto de que empecé a pasar por, al principio breves, luego más largos, accesos de atención suspendida, como las del protagonista. Un punto en la pantalla, un coche aparcado, el café enfriándose con sus burbujas del espresso descomponiéndose junto al borde de la taza. Cualquier cosa era capaz de provocar en mí el estado de suspensión que describió Poe.

Tuve que esforzarme para evitar sumergirme en él. Cada vez con mayor intensidad según se acercaba el día. En tanto, según repasaba las notas manuscritas percibí la trama mutando en un fractal bidireccional: hacia dentro, iterando el mismo concepto una y otra vez desde la más pequeña de las palabras hasta construir todo el conjunto del cuento, y hacia fuera, envolviendo mi propia realidad e igualándose a la propia entropía destructora de la cotidianidad.

Confinado en su biblioteca, Egaeus sólo podía seguir un único hilo. Al fin y al cabo, se trata de un personaje de ficción. En cambio yo puedo elegir. Puedo mantener la calma y tomar el camino que más me guste. Incluso el camino de la inacción. Para ello lo único necesario es la calma. No la  de la superficie, donde la atención monomaniática conlleva el horror engarzado en su ánima, sino en la profundidad. Es el conjunto lo que importa.

Por eso estoy hablando de este relato y por eso lo seleccioné. Tanto me fascinó cuando lo leí. No fue por el horror que habitaba entre sus poco menos de diez páginas, sino por la belleza que se ocultaba tras él. El mal surge del bien, anuncia Egaeus. A su vez, como bien calla el narrador limitado en la idiosincrasia de su prisión, el bien surge a su vez del mal. De la desolación surge la regeneración y de la muerte el renacimiento, como el que habitaba en las expresiones de alivio de los incautos que me escucharon y, por qué no admitirlo, en mí mismo cuando, agotado y envenenado, terminé de contar el cuento y me volví a sentar.

 

Ilustración de Harry Clarke.

El cactus y la justificación

 

Hola, me llamo Vince y soy escritor. Tengo un cactus dentro de una bolsa y encima de mi mesa, al lado del ordenador.

IMG_20160404_182628709

Tengo algo más entre manos: una justificación. ¿Por qué hay un cactus encima de mi mesa? Eso es otra historia. La justificación corresponde a la afirmación previa. Soy escritor.

Soy escritor.

Y os lo voy a demostrar. Pronto. Muy pronto.

Ahora, os dejo con un (indecente) primer plano del cactus para que lo disfrutéis.

IMG_20160404_183708954