Mal de altura

Desde el séptimo apenas le llegaba el ruido de la calle. Abajo, una pareja discutía. Tras la ventana él escuchaba con atención. Deseó poder subir el volumen.

Se asomó, cerró los ojos y puso toda su atención en intentar captar sus palabras. Lo logró.

Fue una lástima que el impacto de su cuerpo contra la acera interrumpiera la conversación y no le dejara oír el final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s