¿Has oído hablar del hombre que llevaba una máscara a todas partes, de mil colores, y que bajo ella escondía otra máscara, y bajo ella otra máscara, y bajo ella un sinnúmero de máscaras que olvidaba quitarse?

Trabaja por la noche: termina de perfilar una nueva máscara. Ésta es perfecta, finísima y no deja entrever que bajo ella hay otras máscaras. Termina cuando el resto nos despertamos, siempre justo a tiempo. Entonces, nos ponemos delante del espejo y si no nos damos cuenta aprovecha que se refleja en nosotros para ajustársela.


Imagen de aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s