Sagrera

L’Eusebi va avisar la Laia que ja havia agafat el metro, Hostafrancs. Calculà que arribaria a Sagrera, on l’esperava la seva xicona, en uns vint-i-pocs minuts. Portava amb ell, dintre de la butxaca de l’abric, la seva mà i juntament amb la mà una carta escrita des de les cinc del matí, quan es va despertar a conseqüència d’un malson, fins a les set. Es tractava d’un poema, encara que depenia molt de qui ho llegís. Per a l’Eusebi, era una disculpa sense acabar de ser-ho. Encara tenia com una mala consciència, un regust d’haver fet alguna cosa malament, perquè no entenia la distància apareguda des de feia unes dues setmanes entre la Laia i ell.
Notava el tacte del paper amb la punta dels dits. Amb facilitat repassava amb la ment cadascuna de les estrofes, de les paraules escrites amb tota la cura que hi va poder aplicar. Cuidava del sobre amb zel, no deixava que ningú s’apropés a la seva mà, fins i tot posant el seu cos com a barrera entre la porta i uns passatgers concentrats en el seu constant pujar i baixar del vagó.
El metro anava ple de gom a gom. Era hora punta, i a més plovia a Barcelona. Donava la sensació que els barcelonins, poc acostumats a la pluja, havien decidit amuntegar-se en el mateix metre quadrat on l’Eusebi protegia el poema mentre que, amb l’altra mà, es mirava el mòbil. Esperava una resposta de la Laia. Quan aquesta va arribar no va ser l’esperada.
Deia: “Uf, ara ve el pesat de l’Eusebi, quan acabi amb ell et truco i parlem, carinyu”. I un emoji amb un petó, i un cor.
La Laia va esborrar el missatge massa tard. L’Eusebi li va preguntar pel que acabava de llegir. La Laia va escriure i escriure i després no va dir res, i va escriure i al final va dir “què?” i l’Eusebi va saber que alguna cosa no hi anava bé. Li va dir que ho havia llegit i que si pensava que era un pesat la deixaria tranquil·la. No era un pesat, va contestar la seva xicona, que d’on treia això.
No cal que et facis la boja, ho he…

Si te gusta, puedes leer el resto aquí: http://relatscurts.tmb.cat/ca/s/22496#modal_relat y votarlo

Anuncios

Bajo el sol

Estamos en medio de la explanada
el sol está en lo alto
pájaros nos sobrevuelan
el sol en lo alto
nos observa
deja caer su esencia
nuestros cuerpos transpiran
estamos desnudos bajo el sol
que
en lo alto
cae sobre nosotros
en medio de la explanada
bajo el sol
y los pájaros
que
nos sobrevuelan
inmunes al calor
inmunes al sol
y
fijos
en nuestras cabezas
mareadas
bajo el calor
aplastadas
por el sol
sin saber si
besarnos
o
echar a correr

A Patroclo

Patroclo, tuviste que morir para hacerme comprender que la inmortalidad carece de valor. El destino es mudo imán, ciego captor, impío verdugo. En mi evasión tomaste mis armas sabiendo que mi hado pendía de ellas. Ahora, tu cuerpo se pudre y tu alma, en tránsito hacia el Aqueronte, será mi óbolo en manos del barquero.

Las rencillas con Agamenón y el orgullo ultrajado no son más que fuegos fatuos con los que ahuyentar a las Erinias. Fuegos alimentados con sangre griega, sangre amiga, con la vanidad como ulterior ceniza. Entre ellas veo a medio consumir tu nombre, tu memoria, ¿tras tu muerte, quién conducirá mis caballos?

¡Cuánto sufrimiento en la batalla contra la única de las batallas que no es de recibo entablar! ¡Cuánta ausencia trajo la ausencia del primero de los hombres ante los muros de Ilión! De nada sirven la sangre heroica ni la luz del sol ni mi cuádriga sin tu gallardía. Tampoco loor tiznada de veleidad inane si de tu amistad solo conservo mis manos ensangrentadas.

¡A las armas, Pelida! La destrucción es la única retribución digna de tu cobardía.

¡A las armas!

En Troya, Casandra sintió un escalofrío.

Desastre

A veces, uno sin darse cuenta camina hacia el desastre,
hacia un empastre de nimiedades convertidas en lastre,
de casualidades que, como cantaría Mocedades,
te recuerdan que eres tú, eres tú quien suma maldades
en los pequeños detalles apilados en los valles
de una supuesta tranquilidad que no está en las calles,
ni en las oficinas ni en la cima de esa colina
que se ve más allá de de la constancia de una lluvia fina
en forma de interferencias y extrañas creencias
en un dios que aunque se vertebra de ciencias
y razones, por una extraña casualidad, concentra
su odio indiferente en una pulsión que encuentra
el instante exacto para romper el pacto
de no agresión que culmina el entreacto
que algunos llaman vida y que no es más que deriva
en océanos de marea convulsa y opresiva.

Y mientras me hago el muerto me espera un examen,
echo de menos un aliento que avive el velamen
con palabras dulces y suaves, que empuje las naves
de armazones podridos y camarotes sin llaves
hasta puertos de tranquilidad y quietud,
donde el estrés descanse dentro de plúmbeo ataúd
y la sencillez, la placidez, la sensatez levanten el vuelo
y descorran el velo que cubren mis ojos de lelo,
de quebrado, de celo extraviado, de enajenado caos
acostumbrado a gritar en cada ocasión: “sentaos,
tus sueños y tú, sed generosa casa de empeños,
de reluctante fachada y estoicos pergeños,
para quien quiera canjear mierda por paciencia,
avaricia por generosidad y vertedero por presencia”,
caos que tan solo por no saber decir que no
me convierte en otra ficha más del gran dominó.

No puedo volver atrás y deshacer casi todo este año,
lo vivido y lo cedido en decisiones que hoy son daño;
no puedo desandarlo porque sé que a herirme tiendo,
a decir que sí sin pensar y a zurcir con un remiendo
costuras de ajena pose y descerebrado impulso,
de acción rimbombante y compás insulso,
de mala memoria, de peor recuerdo y ciego a besos
y a caricias y a esperas y a los momentos que ilesos
e inmaculados salen de mi palacio autodestructivo,
esos que callados, privados, trazan el camino furtivo
de esperanza que conduce, en vez de a Roma,
a la alabanza a piso viejo, a cama estrecha y al idioma
que solo entiende de sábanas, de café por la mañana,
de cábala cotidiana; idoma que en parte del caos emana,
en parte de ti, y que si hoy se escucha en mi estancia
es porque el desastre no tiene, tal vez, tanta importancia.

Contacto humano

fukker_21cm
[Notificación] ¡Felicidades! Has entrado en una calle donde hay 42 interesadas en tu perfil.
[Notificación] Batería baja. El dispositivo está a punto de apagarse.
[Notificación] La usuaria Kitty_SexyLady69 te está mirando. ¡Rápido, pon tu mejor pose!
[Notificación] La usuaria Kitty_SexyLady69 ha indicado que le gusta tu mejor pose.
[Notificación] La usuaria Kitty_SexyLady69 está poniendo su mejor pose para ti. ¡Rápido, indícale que te gusta!
[Acción] Has indicado que la mejor pose de Kitty_SexyLady69 te gusta.

Kitty_SexyLady69
[Notificación] ¡Hay match con fukker_21cm!

fukk3r_21cm
[Notificación] ¡Hay match con Kitty_SexyLady69!
[Notificación] Dispositivo sin batería. ¡Hasta luego!

r3tr0b4k4l4
[Notificación] La usuaria Kitty_SexyLady69 te está mirando. ¡Rápido, pon tu mejor pose!