Intimidad

home-2436063_1280

Por suerte, el frío duraba allá como mucho unos tres meses largos. A partir de finales de febrero ya podía volver a deambular como un alma en pena desnudo sin tener que llevar esa sábana raída que tanto interés despertaba en curiosos, parapsicólogos y cazadores de fantasmas.


Imagen obtenida de Pixabay, autor: Tama66

Anuncios