El ladrón de flores secas

Guardaba una flor seca entre las páginas de su diario cada vez que hacía el amor con alguna de las muchachas del pueblo.

No le quedó otra que marcharse a la ciudad cuando los vecinos, mosqueados, pusieron guardias en el cementerio.

Anuncios