Fotocopias

El día en el que la pareja se rompió nuestro protagonista hizo una fotocopia en blanco y negro de la primera foto que se tomaron juntos, salió a la calle y comparó la imagen con los transeúntes con los que se cruzaba.

Al día siguiente hizo una fotocopia de la fotocopia, se plantó en medio de la plaza y volvió a la comparativa. Lo mismo cada mañana hasta que rostro del amado era tan irreconocible que podía encontrar una amplia variedad de similitudes en todas las comparaciones.

Se alegró de que su relación terminara.

—En el fondo era un cualquiera.

Desde ese momento pudo volver a hacerse autofotos compartidas.

Anuncios