El paraíso

La concupiscencia gravitacional que abotarga mis articulaciones me ha mostrado un camino nuevo, ascético y elevado; un camino de silencio y soledad, entre las paredes de una celda y un catre. Una celda de paz.

Anuncios