Timeline

Esta mañana, de camino a casa, tropecé mientras miraba las fotos de Instagram de la gente a la que sigo. Miré a mi alrededor para ver si había alguien grabándome. Me alegré de mi buena suerte: nadie se percató. Y después otra alegría: el objeto con el que había tropezado era una cartera. Estaba llena. De verdad: me la encontré, en la calle, en el suelo, abandonadita en busca de protección. Vino a mí. Y como vino a mí la abrí y vi que estaba llena de billetes de diez y de veinte euros.

Por fin, pensé, por fin tendré dinero para ser yo mismo, para poder llevar la ropa que marcará mi estilo, en lugar de estas feas prendas, anodinas y aburridas. Me gasté todo el dinero en prendas de ropa molonas, en un tinte para el pelo, un arreglo para la barba y unas gafas de pasta sin graduar. Mi viejo yo se podía ir a paseo. Me saqué fotos desde todos los ángulos posibles, con todas las ropas y todas las combinaciones que se me ocurrieron. Cada una con un mensaje, una intención: por fin me sentía yo mismo.

Actualicé el timeline. La había cagado con la compra: ya estaba todo pasado de moda, mi Instagram volvía a ser el de un viejo anodino, sin personalidad.

😦

Anuncios

El usuario

“Soy libre”, escribí a muchos de mis contactos de WhatsApp una vez llegué a mi casa y cargaba el móvil.

Pasé intercambiando mensajes, poniéndome a la última en noticias, vídeos de YouTube, fotos de Instagram toda la noche. Leí mis correos electrónicos y planificamos en un grupo un viaje a Croacia. La semana pasada fue a Budapest. No sé a dónde lo planificaremos la próxima, quizá una ruta por el interior, o por Escandinavia. Con las fotos de las auroras boreales y los filtros se pueden hacer cosas muy guays.

Me saqué un par de selfies, grabé unos vídeos hablando de mi primer día de trabajo. El trabajo no es de lo mío, pero me vendrá bien para pagarme el nuevo iPhone. No es que éste, del que os escribo, falle, pero lo compré hace un año y medio, casi dos, ¿y adónde voy yo con un cacharro tan viejo?

Contacto humano

fukker_21cm
[Notificación] ¡Felicidades! Has entrado en una calle donde hay 42 interesadas en tu perfil.
[Notificación] Batería baja. El dispositivo está a punto de apagarse.
[Notificación] La usuaria Kitty_SexyLady69 te está mirando. ¡Rápido, pon tu mejor pose!
[Notificación] La usuaria Kitty_SexyLady69 ha indicado que le gusta tu mejor pose.
[Notificación] La usuaria Kitty_SexyLady69 está poniendo su mejor pose para ti. ¡Rápido, indícale que te gusta!
[Acción] Has indicado que la mejor pose de Kitty_SexyLady69 te gusta.

Kitty_SexyLady69
[Notificación] ¡Hay match con fukker_21cm!

fukk3r_21cm
[Notificación] ¡Hay match con Kitty_SexyLady69!
[Notificación] Dispositivo sin batería. ¡Hasta luego!

r3tr0b4k4l4
[Notificación] La usuaria Kitty_SexyLady69 te está mirando. ¡Rápido, pon tu mejor pose!

 

La mortandad influencer

El ataque coordinado contra los servidores de Tweetbook, YouVideo y Snapgram, que provocó la destrucción de los vínculos entre usuarios y contenidos, fue considerado por unos como una obra de arte.

Para la inmensa mayoría, entre ellos historiadores y antropólogos, supuso el inicio de la primera oleada de suicidios entre la población de los países más desarrollados del siglo XXI.